Netiquette en tiempos de aislamiento

La nueva normalidad que estamos viviendo trajo consigo las reuniones y las clases virtuales. Si bien antes ya existían, ahora son la norma y no la excepción. Con estas clases y reuniones, surge la inquietud sobre la netiquette o la forma de actuar en estas clases o reuniones.

A partir de nuestra experiencia y la de nuestros colegas, recopilamos una serie de sugerencias para aprovechar al máximo las clases y reuniones virtuales, y respetar a nuestros compañeros y docentes.

  • Identificar la plataforma con la que se realizará la clase o la reunión. Zoom, Meet, Skype, Jitsi… las opciones son muchas y similares, pero también diferentes. Es importante saber qué plataforma vamos a usar y descargarla, si es una aplicación, o identificar el enlace con el que tenemos que ingresar. Además, es bueno familiarizarnos con el funcionamiento de cada plataforma antes de la clase para no demorar a nuestros compañeros.
  • Preparar nuestra presencia en línea. La imagen personal es tan importante en persona como en línea; por eso, es recomendable cargar una foto profesional y escribir nuestro nombre completo en la aplicación. Si uso una foto de Los Simpsons y un nombre de fantasía, nadie va a saber quién soy y tampoco voy a transmitir credibilidad.
  • Buscar todo lo necesario antes de la clase. Es una buena idea preparar el mate, un anotador y todo lo que necesite antes de que comience la clase o la reunión. Si no nos preparamos, vamos a tener que alejarnos de la computadora para buscar el material y perderemos la información que se diga en ese momento.
  • Estar listo al menos cinco minutos antes de la clase y, si es posible, ingresar a la reunión antes de la hora de inicio. De esta manera, no retrasaremos el comienzo de la clase o la reunión.
  • Comprobar el micrófono y la cámara. Si vamos a utilizarlos, debemos asegurarnos de que funcionen antes de empezar. Si no vamos a usar el micrófono o la cámara, también tenemos que asegurarnos de que estén apagados cuando empiece la clase. Una opción para asegurarnos de que nadie nos vea si la cámara se activa por error es tapar la cámara con una cinta o un papel.
  • Vestirse para la ocasión. Más allá de que apaguemos o tapemos la cámara, es una buena idea vestirse para la clase o la reunión. Puede que necesitemos prender la cámara por algún motivo. No olviden preparar el espacio de la casa que se verá por la cámara.
  • Avisar en nuestro hogar que estaremos en una clase o reunión. En tiempos en que toda la familia está en casa, no siempre podemos disponer de un espacio tranquilo y no compartido para nuestras reuniones, pero podemos pedir que no hagan ruidos fuertes o que no nos interrumpan durante la clase.
  • Respetar la estructura de la reunión. De la misma forma en que no hablaríamos al mismo tiempo que un colega en una reunión presencial, no podemos hacerlo de manera virtual. También hay que respetar los momentos de clase y de preguntas, sin interrumpir a los docentes con preguntas o comentarios fuera de momento o lugar.
  • Ser puntual. Tener todo listo en el horario de inicio es tan importante como respetar el horario de finalización de la clase o reunión y no prolongar la duración de estas con comentarios o preguntas no pertinentes.

Sorprendentemente, todo el mundo está viviendo una situación similar y, por esto, se entiende que el momento en que asistimos a una clase o una reunión no siempre será el ideal. Además, estamos viviendo un contexto en el que se tornó “normal” ver otras personas presentes en la casa, que accidentalmente pasan por detrás o, incluso, vernos interrumpidos por cuestiones hogareñas o familiares pero podemos asegurarnos de prepararnos para evitar esto tanto como sea posible y aprovechar estas instancias al máximo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Open chat